Sistema Anticorrupción en Veracruz cuestionado por opacidad y amiguísimos

Valeria Marcial | 06-12-19 | 22:42

Derivado de las reformas legales que comenzaron en el año 2015, se creó el Sistema Nacional Anticorrupción, un organismo en el que convergen gobierno, academia y sociedad civil.

El sistema está compuesto por el Comité Coordinador y el Comité de Participación Ciudadana, en el primero están los titulares de las dependencias relacionadas con temas anticorrupción, por ejemplo el Órgano de Fiscalización, el Tribunal de Justicia Administrativa, el instituto encargado de acceso a la información, la contraloría, entre otros.

Por su parte, el Comité de Participación Ciudadana es un órgano en el que se selecciona a 5 ciudadanos que –en teoría- no deben tener afinidades políticas manifiestas, además de que cuenten con conocimientos y experiencia comprobable en responsabilidades administrativas, anticorrupción, transparencia y rendición de cuentas, el Presidente del Comité de Participación Ciudadana será el Presidente del Comité Coordinador.


La misma reforma señala que en cada estado de la República debe haber un sistema anticorrupción similar que siga las bases generales enmarcadas en la ley, así, en noviembre de 2017 se promulgó la Ley número 348 del Sistema Estatal Anticorrupción de Veracruz, que señala en el artículo 16:
“El Comité de Participación Ciudadana estará integrado por cinco ciudadanos de probidad y prestigio que se hayan destacado por su contribución a la transparencia, la rendición de cuentas o el combate a la corrupción…”.


Todo muy bien, pero en Veracruz ¿quién nombra a los integrantes del Comité de Participación Ciudadana?, la ley señala que la legislatura convocará, seleccionará e integrará una Comisión de Selección compuesta por 9 notables veracruzanos quienes serán encargados de emitir la convocatoria y seleccionar a los integrantes del Comité de Participación Ciudadana, proceso que por primera vez fue terminado en junio de 2018.

De esa fecha para acá han sido interminables los dimes y diretes entre los integrantes de la Comisión de Selección, lo que ha minado su profesionalidad y objetividad, incluso desertado algunos, ahí están las noticias entre el Presidente (¿quién lo nombró? ¿Dónde consta?) Carlos Luna y el académico Víctor Andrade (https://formato7.com/responde-comision-de-seleccion-al-academico-victor-andrade-guevara/) sobre la opacidad de la designación de los primeros integrantes del comité de participación ciudadana.


Ni hablar del desprestigio público de los integrantes del Comité de Participación Ciudadana, empezando por el actual Presidente que trabajó para el gobierno más cuestionado de Veracruz, integrantes incapaces que hacían negocios desde instituciones académicas o los que han participado en todo gobierno justificándolo, ¿qué calidad o qué independencia pueden tener?

En fin, un desastre tanto que dos prefirieron abandonar la causa, situación por la cual tomaron protesta otros dos nuevos integrantes en abril de este año y otra vez las preguntas ¿cómo los escogieron? ¿Por qué ellos?, la Comisión de Selección, otra vez en lo oscurito, resolvió mediante un escueto comunicado.


Todo esto viene a colación porque el periodo del actual Presidente del Comité termina en este mes y desde luego hay que nombrar a alguien más, para ello, se hizo una convocatoria en el mes de mayo solicitando ciertos requisitos y unas entrevistas que fueron transmitidas en vivo vía Facebook, y sorprendentemente OTRA VEZ EN COMPLETA OPACIDAD y violando la ley, resolvieron por una mujer (casualmente amiga de los integrantes de la Comisión de Selección) sin constar en qué basaron su decisión o qué calificaron o por qué se decidieron por ella, haciendo a un lado a gente de gran perfil académico y con vasta experiencia en temas sociales.


Mal por la Comisión que contrario al objeto de su creación, demerita la que hasta ahora se antoja como la más grande lucha contra la corrupción y la impunidad, mal destino tiene lo que mal comienza.