Se juega ya su futuro político Rocío Nahle

Redacción | 05-10-19 | 12:51

Prosa aprisa

Arturo Reyes Isidoro

Pasadas las elecciones del 1 de julio del año pasado y ya electos
como futuros gobernantes, el virtual nuevo presidente entonces,
Andrés Manuel López Obrador, se habría reunido con un pequeño
grupo de destacados morenistas veracruzanos a quienes habría
comentado que una vez que Cuitláhuac García había ganado la
gubernatura, la próxima candidata y gobernadora sería Rocío Nahle
García, por la que había que comenzar a trabajar en su proyecto
político.

La versión me la platicó entonces un destacado morenista y a veces
quiero atribuir a ese hecho que la hoy secretaría de Energía, pero
también senadora por Veracruz con licencia, haya podido colocar a
muchos incondicionales suyos en la administración cuitlahuista,
incluso como secretarios de despacho.

En efecto, ella es nativa de Río Grande, Zacatecas (el pasado 14 de
abril cumplió 55 años de edad), y si bien hay quienes objetan que no
es veracruzana de nacimiento, se les olvida que ya hay casos en que
la Legislatura local ha otorgado dispensas para que personas no
nacidos en territorio estatal ocupen cargos en la administración pública
estatal. Hasta antes de que emigrara a la Ciudad de México y ahora a
Villahermosa, Tabasco, donde operará, estaba avecindada en
Coatzacoalcos a donde llegó para trabajar en los complejos
petroquímicos de la zona (es ingeniera química con especialidad en
petroquímica).

En el sur del Estado se cuenta que fue la hoy embajadora
extraordinaria y plenipotenciaria de México en Costa Rica, señora
Roselia Margarita Barajas Olea, esposa del periodista José Pablo
Robles Martínez, quien la presentó a Andrés Manuel López Obrador y
la introdujo en su círculo, en donde inició una carrera política que la ha
llevado a alturas apenas hace poco insospechadas: diputada federal
también en 2015 y coordinadora del Grupo Parlamentario de Morena
en la Cámara de Diputados.

La confianza y el respaldo que tiene del nuevo presidente quedó
ratificada ayer cuando el tabasqueño oficializó en su conferencia de
prensa mañanera que la veracruzana por adopción es la responsable
y encargada del proyecto de la refinería de Dos Bocas, municipio de
Paraíso, Tabasco, y que la señora Nahle García operará en la capital
tabasqueña (a solo 167 kilómetros de Coatzacoalcos, menos de dos
horas de viaje por tierra, municipio totalmente bajo su control donde
impuso como presidente municipal a un compadre suyo).

La construcción de la refinería ha desatado polémica y los expertos la
consideran inviable. El propio Instituto Mexicano del Petróleo hizo una
evaluación y el pasado 30 de enero concluyó, y así lo hizo saber, que
la obra era inviable técnica y financieramente como está planteada,
que el costo sería de 14,740 millones de dólares y no los 8,000 que
calculó el gobierno y que ratificó ayer el presidente, y que tampoco se
podría concluir en tres años como creen AMLO y Rocío Nahle que sí,
ya que se requiere un año de planeación y cuatro de construcción, por
lo que no estaría lista en 2022 sino en 2024, cuando ya vaya de salida
López Obrador, entre otros detalles.

La polémica se reavivó ayer cuando el presidente anunció que se
declaró desierta la licitación, a la que se había convocado a solo
cuatro empresas, y que la construirán la Secretaría de Energía y
Pemex, y que la ingeniera Nahle será la encargada del proyecto.
La obra va, se ha empeñado el tabasqueño, quien la irá a iniciar a Dos
Bocas el próximo 2 de junio, fecha en que empezará a correr el plazo
para cumplir con la meta del gobierno, o para darle la razón a todas
las voces que le han pedido que dé marcha atrás por su inviabilidad,
pero también comenzará a correr el tiempo que decidirá el futuro
político de la secretaria de Energía, quien si logra el éxito con el nuevo
proyecto se fortalecerá en su aspiración a la gubernatura de Veracruz,
pero si fracasa se verá afectada y podría ver cortada su carrera para
llegar al sillón principal del Palacio de Gobierno en Xalapa.

No es menor, pues, la apuesta que oficialmente hizo ayer López
Obrador: sacar adelante la refinería de Dos Bocas y, a partir de ahí, el
próximo relevo en la gubernatura de Veracruz.
De todos modos, el equipo de AMLO tiene algunos emergentes en el
círculo de espera por si los necesita en caso de que el juego se le

complique, dos de ellos el súper delegado federal Manuel Huerta y el
senador Ricardo Ahued, que del equipo de Cuitláhuac García no se ve
a nadie con posibilidades.

Morena, muy fuerte en el sureste
De acuerdo a las encuestas que los panistas de los comités estatales
del sureste tienen, no queda ninguna duda que como partido Morena
está muy fuerte y que por ahora no hay cómo disputarle terreno. En el
caso de ellos, saben muy bien que no van a poder combatir contra
López Obrador por lo que todas sus baterías las están enfocando ya
contra los malos resultados de los gobernadores así como de los
presidentes municipales.

En el caso del Estado, por ahora solo el grupo panista de Miguel Ángel
Yunes Linares tiene definido ya su futuro candidato a la gubernatura,
en la persona de su hijo Miguel Ángel Yunes Márquez.

La fortaleza morena se finca en los dos proyectos emblema del
lópezobradorismo: el Tren Maya, sobre el que también hay dudas y
polémicas sobre su éxito, que si resulta impactará a los estados del
sureste, y la refinería de Dos Bocas, que independientemente de su
futuro en su construcción generarán, en efecto, miles de empleos.
La pinza se cerraría con el proyecto del Corredor Multimodal
Interoceánico (de Desarrollo del Istmo de Tehuantepec) que
beneficiaría al sur de Veracruz y parte del estado de Oaxaca.
Este es el que finalmente interesaría y beneficiaría a la ingeniera
Nahle y no se duda que operadores suyos serán involucrados en su
desarrollo, máxime ante el espaldarazo que le da el presidente López
Obrador.

En los proyectos de desarrollo del sureste del país, pues, aparte de los
aspectos técnicos están contenidos también proyectos políticos, uno
de ellos, acaso el más importante, la gubernatura de Veracruz para
2024.

Matices Políticos no es responsable del contenido de éste artículo. El texto es opinión propia del autor.