Nuevos magistrados por arreglo político

Redacción | 10-08-19 | 12:49

Prosa aprisa
Arturo Reyes Isidoro


En la primera quincena de julio, en el transcurso de un desayuno,
alguien que conoce hasta las alcantarillas del Congreso local por
dentro me aseguró que ya había un arreglo entre los diputados de
Morena y los de oposición y que no me extrañara que en las
votaciones que vendrían, a diferencia de lo que había sucedido con el
caso Winckler, las iniciativas del gobernador Cuitláhuac García serían
votadas a favor.


Había habido una valiosa moneda de cambio para lograr la nueva
actitud de los diputados de oposición, me dijo: que les habían ofrecido
algunas de las trece magistraturas que estaban pendientes por
designar, esto es, que se las habían repartido y que todos habían
quedados conformes y contentos.


Los hechos parecieran confirmar la versión. Ya no hay oposición,
votos en contra de las iniciativas que se presentan, y el próximo
viernes podría consumarse el reparto de dichas magistraturas pero
conforme a los intereses políticos, de los partidos, con el aval del
titular del Ejecutivo.


Ayer me referí a un artículo que publicó el investigador de la
Universidad Veracruzana, Alberto J. Olvera, en el diario El País, que
tituló “Los poderes, desaparecidos”. Ahí se refiere a las vacantes de
magistrados y habla de la “ausencia de instituciones democráticas
operativas, vacío que se expresa en violaciones sistemáticas a la ley
desde los propios poderes del Estado”. A su juicio, “lo que hoy
observamos es la continuidad con el pasado, no el inicio de algo
nuevo”.


¿Alguna duda al respecto?

AMLO quiere honestos, no mercaderes
Ayer me llamó la atención el anuncio del presidente López Obrador de
que en los próximos días enviará al Senado de la República la terna
para ocupar la vacante que dejó el exministro Eduardo Medina Mora.
Dijo que “será gente honesta, no mercaderes”.

En rueda de prensa en Palacio Nacional expresó que quienes sean
propuestos deberán ser hombres y/o mujeres honestas. “Que no sean
mercaderes, traficantes de influencia, gente recta”.


Ante las acusaciones de que actúa por venganza contra Medina Mora,
señaló: “No soy como ellos, soy demócrata, vamos a proponer a gente
honesta porque los conservadores son muy corruptos, les gusta
mucho el dinero… su Dios es el dinero y, además de ser reaccionarios, son corruptos, ocupan cargos para enriquecerse”. Dijo que llenaron el gobierno, tomaron todos los poderes, confiscaron poderes durante el periodo neoliberal.


Creo que le dio el sustento necesario al gobernador Cuitláhuac García
Jiménez para que proponga ternas de aspirantes a una de las
magistraturas, gente con el perfil necesario, con experiencia, al
margen de intereses políticos, pensando en los más idóneos porque
se va a poner en sus manos la impartición de justicia para todos los
veracruzanos.


El gobernante debe aprovechar el mensaje del presidente y la
ambición y la codicia de algunos diputados que se inconformaron con
el reparto y evitaron que los nombramientos se concretaran el fin de la
semana pasada, pasándolos para el viernes que viene.


Llama a sospecha el proceso de designación porque a diferencia del
que sirvió para nombrar a la nueva titular del ORFIS, en el que se
inscribieron 62 aspirantes y de todos se dieron no solo sus nombres
sino sus perfiles, para el caso de los propuestos para magistrados
están ocultando quiénes son y sus perfiles, o sea, no hay
transparencia.


Jueces piden respeto a la carrera judicial
Ante la opacidad con la que se están manejando las cosas y la casi
certeza de que los nuevos magistrados saldrán de negociaciones
entre los diputados, es decir, que responderán a intereses de
corrientes o partidos políticos, cuando no de grupos, veinte jueces y
exjueces del Estado demandaron ya a la Secretaria de Gobernación,
Olga Sánchez Cordero, su intervención para frenar la entrega.
Demandan algo justo: que se respete la carrera judicial, la suya, y que
les den oportunidad de participar.

En un texto que difundieron profusamente en las redes sociales,
recordaron que el Gobernador realizó una “convocatoria invitación”
para elegir a los mejores perfiles y que incluso pidió la opinión de las
barras, colegios y asociaciones de abogados, con el fin de que
externaran sobre las personas idóneas para ocupar esos cargos.


“Pero resulta que contrario a ello, nos hemos encontrado que desde el
mes de enero de este año, el señor Gobernador, apartándose de esos
principios básicos necesarios para conformar un Poder Judicial del
Estado, armónico con el proyecto del Ejecutivo Federal, simplemente
se concretó a proponer a seis recomendados, entre los que se
encuentran familiares y políticos, sin analizar que cualquiera de
nosotros tenía mayor experiencia y capacidad”.


Según ellos, sus protestas han motivado al gobernador detener sus
primeras propuestas, en las que se está privilegiando “la posición
política, el amiguismo y los compromisos de grupo”.


Uno de esos inconformes, Javier Castellanos Chargoy, con 27 años en
el Poder Judicial y poseedor de tres maestrías y dos doctorados,
asegura que Cuitláhuac García reconoció que está atado de manos
por los partidos políticos para proponer candidatos. Dijo que lo
expresó en mayo pasado cuando junto con un grupo de abogados se
entrevistaron con él para pedirle que se respetara la carrera judicial
“Desafortunadamente, él respondió en esta forma: que ya sus
decisiones estaban tomadas y que el resto era responsabilidad del
Congreso porque él se encontraba atado de manos con los partidos
políticos y así lo refiero porque eso fue una realidad, que estaba atado
de manos con los partidos políticos, que tenía que repartir las
magistraturas” (José Topete/alcalorpolitico.com, 07/10/19).


Declaró que se le hizo fácil decirle que había muchos doctorados y
maestrías “patito”. Ya adelantó que si no se respeta la legalidad del
proceso tramitará amparos y acudirá ante las instancias
correspondientes para anular los nombramientos que se den por
negociación política.


Ante la inconformidad, el presidente del Tribunal Superior de Justicia
Edel Álvarez Peña dijo también ayer que “sería conveniente que en las
propuestas de magistrados fueran incluidos no sólo jueces sino
también académicos, postulantes de Derecho y servidores públicos con conocimiento y preparación en la materia, pues esto garantizaría
que el Poder Judicial evolucione permanentemente y se genere un
Poder Judicial plural y autónomo”.


Si se impone el desaseo, se confirmará lo que señala el investigador
Alberto J. Olvera: sigue lo mismo. El costo será elevado: más pérdida
de credibilidad en el gobierno que se proclama de la Cuarta
Transformación, más desencanto de quienes votaron por ellos
pensando que harían las cosas distintas y más pérdida de credibilidad
en el gobernador.