NO GANÓ PORFIRIO… ¿Y AHORA QUÉ PASARÁ EN LA ALDEA?

Redacción | 10-28-20 | 12:05

ColumnaSinNombre
@pablojair


+ Carta de gobernantes contra la «maña federalista».
+ El Gustavo que vendía flores en Xalapa.
+ Niegan orden de aprehensión contra cómplices de JD.

¿Será que el Erik vaya por tacos a la Fiscalía? Es pregunta seria…
–Chopenjawer

En Veracruz existen dos grupos dentro de Morena y están muy confrontados. El reflejo del conflicto se puede ver en el Congreso del Estado, donde a pesar de que el partido lopezobradorista es mayoría, se mantiene una división en la bancada: unos juegan con el grupo que encabeza el gobernador; los otros, con el superdelegado Manuel Huerta.

Esta división, increíblemente, mantiene acotado al Poder Ejecutivo, que ha tenido dificultades para sacar adelante asuntos relevantes para la Cuarta Transformación; un ejemplo claro de esto fue el juicio político del exfiscal Jorge Winckler Ortiz, que finalmente no se pudo dar y tuvieron que buscar, en el Altiplano, consejo para ver la manera en la que se podían quitar esa herencia del exgobernador Miguel Ángel Yunes Linares.

Es evidente que el control de la actual legislatura es parcial para el Poder Ejecutivo, cuando lo vital –para cualquier gobernante– es tenerla en sus manos: sin aliados en el Poder Legislativo, resulta poco más que imposible gobernar y sacar asuntos en el Congreso del Estado.

Otro asunto donde se evidenció recientemente la división fue con respecto al apoyo que se le dio a los aspirantes a la presidencia nacional de Morena.

Desde el Palacio de Gobierno había un apoyo en abierto para Yeidckol Polevnsky; otra versión era en el sentido de que primero habrían apoyado a Bertha Luján. En ambos casos, se comenta que ya se tenían «acuerdos» con respecto a las candidaturas de 2021 y el proyecto posterior, pero las aspirantes no lograron cuajar, ni tener la fuerza necesaria.

Por otra parte, el grupo de Huerta en principio parece que leyó mucho mejor la coyuntura y desde un inicio dio su apoyo a Mario Delgado, vinculado al canciller Marcelo Ebrard desde que este fue el sucesor de Andrés Manuel en la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal (hoy CDMX).

La reacción del grupo adversario a Huerta fue entonces apoyar a Porfirio Muñoz Ledo, lo que sin duda fue un error porque no dimensionaron que el viejo político no está propiamente en el ánimo del lopezobradorismo, por más que diga el presidente que él no se mete en asuntos partidistas.

Y es que si bien el presidente López Obrador no se mete en temas de partido, alguien del gobierno tiene qué hacerlo y el que se ve controlando los hilos es el canciller Marcelo Ebrard. De aquí parte también la lógica básica de que no se puede gobernar, al menos en México, sin tener un ala política, un partido como respaldo; y ese ha sido uno de los principales errores de Morena.

Por ejemplo, el presidente ha utilizado las populares conferencias mañaneras para hablar de diversos temas, pero además para –según él– defenderse de ataques de a quienes ve como adversarios, los famosos conservadores; si bien el método le ha funcionado a medias, el desgaste presidencial ha sido notable y muchas veces comprometen al presidente en asuntos de los que no tenía conocimiento o sencillamente sus argumentos son cuestionados. Pero más allá de la dinámica de las mañaneras, al presidente (a dos años de la llegada de la mentada Cuarta Transformación) le ha faltado un partido para que responda verdaderamente a los ataques políticos de los opositores. El mismo caso en Veracruz: no tienen quién les cuide el «home», como se dice en términos beisboleros.

Volviendo al tema de los aspirantes a la dirigencia nacional, el grupo de Palacio de Gobierno no leyó que apoyar a Porfirio Muñoz Ledo era un suicidio político por ser un personaje muy culto, pero errático, conflictivo, incontrolable, y, con todo respeto para la tercera edad, ya muy viejo para los nuevos tiempos que se requieren para el futuro.

Y ahí está el ejemplo: no acepta los resultados, amenaza con impugnaciones, intentó tomar por la fuerza el Comité Ejecutivo Nacional de Morena, y se ve que seguirá dando lata, lo que ya de entrada causa divisionismo y polarización interna, donde ya nomás falta tantito para convertirse en el nuevo PRD.

Si el grupo de Palacio de Gobierno tenía acuerdos o no con Porfirio, en realidad se desconoce. Más bien pareciera que prefirieron llevar la contraria a sus «enemigos» locales y no respaldar a Mario Delgado, con quien parece que no han buscado el acercamiento.

La cercanía de los huertistas con el ya dirigente nacional de Morena fortalece mucho al grupo del superdelegado, quien sin duda tendrá más apoyo proveniente del Altiplano.

Lo anterior definitivamente arruinaría mucho los intereses al grupo de Palacio de Gobierno, que además ha demostrado falta de negociación y pericia: ahí está el caso del Poder Judicial, donde tuvieron que recurrir a las amenazas, a la intimidación para sacar a una señora de la tercera edad del cargo de Presidenta del Tribunal Superior de Justicia.

Claro que el grupo de palacio sigue siendo el más fuerte en la entidad, pues es el que detenta el Poder Ejecutivo, además de controlar órganos autónomos como la Fiscalía General del Estado y parte del Congreso del Estado. El asunto, insistimos, es que la negociación no es su fuerte.

Por lo pronto, para Xalapa, siendo una de las joyas de la corona jarocha, cambió el escenario (producto de este efecto dominó) y aspirantes como Dorheny García Cayetano tienen un poco complicado el asunto, porque seguramente los huertistas querrán acomodar sus piezas… con todo el respaldo de quienes van a controlar el partido y las candidaturas.

NOTA PARA PEGAR EN EL REFRI: «La jefa de gobierno y gobernadores que suscribimos, hacemos un llamado a todos los mexicanos a la unidad y a los gobernadores de la ‘maña federalista’ a serenarse. La lucha electoral e intereses personales no debe estar por encima de la grandeza y bienestar del pueblo de México», posteó anoche el gobernador Cuitláhuac García Jiménez. Se trata de un posicionamiento firmado por 7 autoridades estatales (Baja California, Chiapas, Morelos, Puebla, Tabasco, Veracruz, y la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México) para respaldar al Presidente Andrés Manuel López Obrador ante la amenaza de 10 gobernadores para romper el Pacto Federal, donde expusieron que no sólo es un acto desesperado ante las elecciones del próximo año, «irresponsable además de inconstitucional».

OTRA NOTA: Que llamó mucho la atención la manera en que llegaron a «protestar» al cuartel San José de la Secretaría de Seguridad Pública, los amigos y dolientes de Gustavo «N» fallecido en días pasados al interior de dichas instalaciones, presuntamente por un infarto. Trataron de irrumpir en el cuartel de manera violenta y los cuicos respondieron lanzando bocanadas de extintores. Posteriormente, en redes sociales circularon imágenes donde se ve al fallecido portando armas y grandes cantidades de efectivo… seguramente producto de la venta de flores a la que se dedicaba.

LA ÚLTIMA PORQUE MÚSICA DE LA VIEJA GUARDIA EN CIDÍS: Que un juez federal de la Ciudad de México negó las órdenes de aprehensión contra dos presuntos cómplices de Javier Duarte, en el mismo caso donde el ex gobernador de Veracruz fue sentenciado a 9 años de prisión por lavar dinero del erario en la adquisición de inmuebles. «El juez de control del Centro de Justicia Penal Federal del Reclusorio Norte determinó que no existen elementos para perseguir a Santa Bartolo Acuña y Miguel Velázquez Nieva por los delitos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita. El fallo fue dictado en cumplimiento a una sentencia de amparo del Primer Tribunal Colegiado Penal de esta capital, que en septiembre pasado ordenó reponer el procedimiento porque no se acreditó la necesidad de cautela»… Esto quiere decir que, según el tribunal, la Fiscalía General de la República (FGR) no argumentó por qué necesariamente debe ser la orden de aprehensión y no otra medida de citación la forma en que deben conducir a los imputados al proceso, según publicó por la tarde-noche el diario Reforma.