Murió Arturo Di Modica, autor del toro de Wall Street en NY

El escultor siciliano es famoso sobre todo por su imponente escultura de bronce de un toro de 3,2 toneladas en Wall Street en New York.

Redacción | 02-20-21 | 19:12

Fuente: ABC

Arturo Di Modica, escultor siciliano autor del famoso e icónico símbolo del toro de bronce de Wall Street en Nueva York, murió la noche de viernes a sábado.

Arturo Di Modica de 80 años, falleció en su casa en Vittoria cerca de Ragusa, en el sur de Sicilia, medios italianos reportaron que durante meses «había estado luchando contra el cáncer durante años y su condición había empeorado en las últimas semanas».

El escultor siciliano es famoso sobre todo por su imponente escultura de bronce de un toro de 3,2 toneladas (4,9 metros de largo y 3 metros de alto), instalada cerca de la Bolsa de Nueva York.

La muy famosa escultura, llamada «Charging Bull» en inglés («Toro embistiendo»), había sido esculpida por el artista y financiada de su propio bolsillo, más de 350.000 dólares en aquel momento.

El toro se había instalado ilegalmente en la Bolsa de Valores de Nueva York, a raíz de la caída de la bolsa de valores de 1987, como símbolo de «la fuerza y el poder del pueblo».

Di Modica había transportado su escultura en camión en diciembre de 1989 al Bajo Manhattan y la había colocado debajo de un árbol de Navidad frente a la Bolsa de Valores de Nueva York, como un regalo de Navidad para los neoyorquinos.

Después de unas pocas semanas de verdadera guerra de guerrillas artística, el toro fue finalmente aceptado por la ciudad de Nueva York, que le encontró su ubicación actual en 1989, al norte de Bowling Green Park en la intersección de Broadway.

En una reciente entrevista con La Repubblica, el escultor había contado la génesis de su proyecto: «Era un período de crisis, la Bolsa de Nueva York había caído de la noche a la mañana en más de un 20%. Con algunos amigos me preguntaba qué podría hacer por mi ciudad. Ciertamente soy de Vittoria, pero he vivido en Nueva York durante más de 40 años. Así que se me ocurrió la idea de esculpir un toro, la imagen de la bolsa de valores en alza: debió haber sido una broma, una provocación. ¡Y sin embargo se ha convertido en algo serio!».

«Me dijeron que después de la Estatua de la Libertad, el ‘Charging Bull’, a un tiro de piedra del templo de las finanzas globales, es el monumento más visitado de Nueva York. Incluso pasó al Empire State Building», se alegró.

Y es que, realmente, el Toro de Wall Street es una de las obras más fotografiadas de la ciudad de Nueva York. Y cuenta la leyenda que rascarse la nariz, agarrarle los cuernos o los testículos trae buena suerte.