Las mexicanas a gritos pedimos un alto a los asesinatos, violaciones y agresiones en nuestra contra

Desde el gobierno, posterior a la marcha, se ha orquestado una campaña para desacreditar la lucha legítima de las mujeres, quienes enardecidas por la injusticia y porque “nos están matando” pintaron monumentos, edificios, y vehículos, para hacer visible la necesidad de un alto a los asesinatos y agresiones a mujeres.

Valeria Marcial | 08-19-19 | 11:53

México.- Condenable también que se agreda a hombres en la “lucha por exigir” justicia y alto a la violencia contra las mujeres. Si algo caracteriza a los trabajadores de los medios de comunicación es la capacidad de empatía y conciencia sobre la problemática que enfrentan las mujeres en México.


Los mexicanos y las mexicanas no deberíamos de estar hablando de las agresiones a los periodistas, reporteros, fotógrafos, camarógrafos y hombres que este pasado viernes 16 de agosto se encontraban en la Ciudad de México en las inmediaciones donde cientos de mujeres algunas con el rostro cubierto otras sin cubrir, (porque las mujeres siempre hablamos de frente) gritaban consignas contra el estado. La razón principal. “Nos están matando”.


El problema es que a las mujeres de México se les viola, maltrata, se usan como “mulas” para el transporte de droga, se les prostituye, obliga a trabajar explotándoles sexualmente y no hay autoridad que pare con esto, mucho menos castigue a quienes cometen los delitos.


Tuvieron que salir a las calles a gritar el coraje, la rabia e impotencia que sienten cada día. Porque son vulnerables en la calle, en casa, en edificios o en cualquier otro lugar. En los taxis, autobuses y/o en cualquier otro transporte público como el metro en la Ciudad de México.


Hoy en día, el gobierno de la Cuarta Transformación fomenta el odio, dividiendo a los hombres y mujeres de este país, haciendo referencia a clases sociales con adjetivos descalificativos e insultos a la inteligencia, al querer “evangelizar” a los ciudadanos con ideales de partido y no de país, dejando atrás el nacionalismo. Para mantenerse en el poder bajo la opacidad y corrupción disfrazadas de esperanza de cambio. Falso que se busque la paz.


Desde el gobierno, posterior a la marcha, se ha orquestado una campaña para desacreditar la lucha legítima de las mujeres, quienes enardecidas por la injusticia y porque “nos están matando” pintaron monumentos, edificios, y vehículos, para hacer visible la necesidad de un alto a los asesinatos y agresiones a mujeres.


México enfrenta sus más altos índices de agresiones, violencia y asesinato contra las mujeres. La fallida estrategia de seguridad da paso a que las mujeres tengan que salir a las calles a exigirle al gobierno alto a la violencia. Más aún, castigo para los policías que abusan de su fuerza, condición y poder y violan a mujeres.


Es el estado quien debe garantizar la protección de las y los ciudadanos. Pero falla. El sistema de gobierno falla.


En México los colectivos de feministas han luchado por hacer visible la violencia contra las mujeres. Por que se hagan leyes justas donde despachan en su mayoría hombres. Que en el Senado y en la Cámara de Diputados así como en los Congresos de estados exista paridad. Si bien en las leyes hoy en día se ha logrado que existan equidad o igualdad de género, en la práctica no es así.


Falta mucho por hacer. Falta que las mujeres en México seamos libres. Falta que se respete la libertad de prensa. Los medios de comunicación somos los principales aliados de un pueblo, no sus enemigos. Los enemigos son quienes utilizan el gobierno para manipular a una sociedad, enriquecerse y dañar a un país.