Investigará Fiscalía sacrificio de cabra en ritual demoníaco

La Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Ambientales y Contra los Animales (FEyDACA), desconoce el sacrificio y decapitación de una cabra en Catemaco

Carlos Hernández | 03-07-19 | 17:39

Xalapa, Ver.- La Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Ambientales y Contra los Animales (FEyDACA), desconoce el sacrificio y decapitación de una cabra en el ritual al demonio en Catemaco.

A una semana de este incidente, el fiscal Andrés de la Parra Trujillo justificó que “no tuvieron conocimiento de los hechos”.

En entrevista previo a su exposición sobre la capacitación en materia de protección animal en la Facultad de Biología de la Universidad Veracruzana, reconoció que únicamente se envió una carta circunstancial al “brujo mayor” Enrique Marthén Bardón.

“Tuvimos conocimiento que el conocido como ‘brujo mayor’ que dio declaración al respecto, inicie una carta circunstancial donde ordene a la policía se encargara de investigar el paradero de esta persona y se le pusiera de conocimiento las provisiones que la Ley tiene con respecto a actos clandestinos que tiene que ver con el sacrificio de animales”, dijo.

Señaló que la Policía Ministerial tuvo contacto con él, sin embargo, destacó que no ha tenido evidencia física o documentada del “espectáculo”.

Durante los primeros minutos de la madrugada del viernes 1 de marzo, el brujo Enrique Marthén Bardón montó un espectáculo en su domicilio, ubicado en la colonia Paraíso 2, en Catemaco, municipio al sur de Veracruz.

Marthén Bardón inició la celebración al demonio, o Luzbel, con un pentagrama de fuego, bailes exóticos que incitaban a la lujuria y posteriormente sacrificó una cabra color negro, la cual fue decapitada y su cabeza circulada entre los asistentes para que la tocaran, derramaran sobre su cuero y bebieran de su sangre.

“De ser cierto, inmediatamente procederemos a fincar una responsabilidad”, expuso Andrés de la Parra.

El fiscal reconoció que tienen una investigación abierta desde el año pasado, “donde se está dando continuidad, pero este año no se ha recibido información del acto clandestino”, insistió.

Agregó, que cuesta trabajo identificar las circunstancias que el código penal pide: tiempo, lugar y modo. “La problemática de la fiscalía es que las personas no quieran testificar por miedo o ignorancia”.

De la Para Trujillo reveló que por ocasionar la lesión de un animal, podría alcanzar seis meses de prisión y hasta cuatro años por la muerte agravada en caso de la participación de menores de edad o por extrema crueldad.