En Veracruz, lo que el ORFIS escondío la ASF nos lo adelantó

Redacción | 02-24-21 | 16:56

Más pronto cae un hablador que un cojo, dice el refrán popular mexicano. Eso lo que le ha ocurrido al gobierno de Cuitláhuac García Jiménez, quien ha sido evidenciado con todo su equipo que de «honestidad» solo tienen los dichos del presidente Andrés Manuel López Obrador, toda vez que, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) les encontró irregularidades por 2 mil 691 millones de pesos, tan sólo en el primer año de su administración, es decir el 2019.

Aunque la auditoria del Órgano de Fiscalización Superior (Orfis) salió peor de puerca que los «anteriores», (como ellos acusaban) al ocultar durante el periodo de campañas (este 2021) los resultados de la Cuenta Pública 2019, la Federación dio un pequeño avance de las irregularidades en el Gobierno de la Cuarta Transformación en Veracruz.

Como anillo al dedo les cayó la pandemia, para ocultar las irregularidades en las dependencias del Gobierno de Veracruz y organismos, cuyo control está en manos de la 4T.

Desde luego que el gobernador, dijo que habrán de solventarse estos actos de corrupción y opacidad en su administración, no podía decir que no o que es mentira, lo que se sabe por todos los veracruzanos, son los actos de nepotismo, influyentismo y pagos de favores en la administración de Cuitláhuac García Jiménez.

El gobernador que por decreto del presidente AMLO es «honesto» aunque para los veracruzanos sea… sea… sea un mal gobernante, beneficiado del efecto del 2018 de López Obrador en las urnas.

Pero bien dicen, «los carniceros de hoy serán las reces del mañana».