El príncipe Harry y Meghan Markle han bautizado a Archie Harrison

Redacción | 07-07-19 | 21:39

El primogénito del Príncipe Harry y Meghan Markle, Archie Harrison, ha sido bautizado esta mañana en la Capilla Privada de la Reina Isabel en el Castillo de Windsor. En un caso que no se había visto en las últimas décadas de un bebé real tan cercano en la línea de sucesión, el evento se llevó a cabo tras puertas cerradas, pero se sabe que en él se guardaron significativos detalles, no solo para los Duques de Sussex, sino para toda la familia.

Tal como dicta la tradición, en el bautizo de Archie se utilizó agua del Río Jordan, que según la tradición cristiana fue el lugar en el que Jesucristo fue bautizado. En una ceremonia llena de simbolismos especiales para los Windsor, no podía faltar la Lily Font, una pila bautismal comisionada por la Reina Victoria y el Príncipe Alberto en 1840 tras el nacimiento de su primera hija, la Princesa Real Victoria. Fue usada por primera vez en el bautizo de la Princesa en 1841 y desde entonces se ha utilizado en cada uno de los bautismos de la familia.

Siguiendo la tradición, Archie también ha vestido el ropón conocido como el Royal Christening Robe. La pieza de encaje Honiton y satín blanco fue encargada por primera vez por la Reina Victoria para el bautizo de su primogénita en 1841 y desde entonces fue utilizado por todos los miembros de la familia, incluyendo a la Reina Isabel. No fue sino hasta el nacimiento del octavo nieto de la monarca que se decidió encargar a Angela Kelly una réplica idéntica que ha sido usada desde el bautismo de James, el Vizconde de Severn. Desde el 2008, todos los bebés reales -como Archie- han utilizado la réplica para conservar el mantón original.

Durante la ceremonia celebrada por el Arzobispo de Canterbury, Justin Welby, algunos miembros del coro de la Capilla de St. George interpretaron algunas piezas. El sacramento se realizó ante una limitadísima lista de apenas 25 invitados entre los que estuvieron el Príncipe Carlos y la Duquesa de Cornwall, así como los Duques de Sussex. Se vio también llegar al Castillo de Windsor a Tiggy Legge Bourke, quien fuera la nada de Harry cuando era niño y con quien tiene una cercanísima relación.

Después de la ceremonia, los Duques de Sussex y los orgullosos abuelos posaron en el Green Drawing Room para los retratos oficiales que fueron comisionados al fotógrafo Chris Allerton.