El pleito con Notiver lo pagarán los candidatos de la zona conurbada

Rudeza innecesaria en contra de Notiver, el gobernador Javier Duarte se va en menos de un año y Notiver, se queda

Valeria Marcial | 12-08-15 | 11:30

Rudeza innecesaria en contra de Notiver, el gobernador Javier Duarte se va en menos de un año y Notiver, se queda, porque antes de Duarte, de Fidel, de Yunes y todos los que hoy son los principales cuadros políticos de ese partido, antes, estuvo Notiver.

Notiver es un medio de comunicación que llega por gusto a los lectores, quienes lo compran es por gusto, no por imposición, ni es regalado en las esquinas o en los cruceros.

Hasta  el menos estudiado sabe que los ciudadanos le creen más a ese impreso que muchos periódicos más, que en sus planas llevan boletines, sin ni siquiera revolcar.

Pero todos los medios de comunicación tienen intereses ocultos, muchas portadas son pagadas, todos en realidad buscan los convenios, algunos disfrazan la información, pero sólo eso.

Quizá muchos no tengan convenios con las dependencias, pero sin con él funcionario, si con él político, porque ante todo, un medio de comunicación, ya sea radio, periódico, televisión, revista o un portal de comunicación es una empresa, que requiere recursos para pagar una nómina.

Pero a estas alturas de la administración cuestionar la objetividad de un diario, es darse un tiro en el pie, porque el gobernador cayó en el juego que sus adversarios querían, fue provocado y cayó.

Con los señalamientos en contra de Notiver, ha generado que el PRI en Boca del Río y Veracruz pierdan en las próximas elecciones, los aspirantes a la diputación tendrán que convencer a los miles de lectores que todos los días compran el impreso de que las aseveraciones que saldrán en contra del partido tricolor y todo lo que huela a ellos son falsas, porque han desatado la ira de un periódico,que lo conforman columnistas, reporteros y fotógrafos,  voceadores y todo del personal de esa casa Editorial.

Notiver como en muchas ocasiones vuelve a ser noticia.

Los abanderados del PRI-PVEM tendrán difícil tarea.

Las diputaciones federales pasadas se perdieron en la zona conurbada y en todas las regiones donde el voto es concientizado.

La inversión para esta campaña tendrá que ser mucha para lograr resultados en los operativos de carrusel, en el turismo electoral, regalar despensas y sombrillas, cubetas, playeras, gorras, las llamadas, sin que la oposición y el árbitro electoral se den cuenta.