Después del Carnaval vendrán las quejas

Redacción | 01-27-16 | 23:47

Cuando el río suena…

Se acerca la fecha para que incie la fiesta más importante del puerto de Veracruz, que es el Carnaval, sinónimo de la alegría, algarabía y hospitalidad de los jarochos.
Pero también se acercan los reclamos y las quejas de quienes hacen negocio año con año y siempre dicen que no les fue bien.
Existe un dicho que señala que “lo que no deja hay que dejarlo”, pero no lo aplican los encargados de las gradas, que a pesar de que las autoridades municipales acuerdan cual es el costo de cada uno de los lugares para apreciar los desfiles de comparsas, bastoneras, carros alegóricos y batucadas, ellos cobran lo que quieren, lamentablemente no hay autoridad que los obligue a respetar los precios.
Los graderos lo único que quieren es ganancia, dejando a un lado la seguridad de las miles de personas que asisten a los desfiles, y es que si por cuestiones de mal tiempo se suspende alguno de los paseos, es motivo de reclamos, manifestaciones y hasta bloqueos por las pérdidas que les genera, pero eso sí el siguiente año ahí estarán nuevamente con el negocio.
Primero está la seguridad, que lástima que esta fiesta se haya comercializado, recuerdo que hace ya algunos años, podías llegar con tu silla o banco al hombro, el famoso itacate y toda la familia a esperar los paseos, hoy una familia de al menos 4 integrantes tiene que pagar 180 pesos y es que este año cada asiento tendrá un costo 45 pesos los días sábado y domingo, mientras que el lunes y martes costará solo 10 pesos, bueno al menos esto es lo que acordó el ayuntamiento, precios que nadie respeta.
El Carnaval es negocio redondo para muchos, la Profeco brilla por su ausencia, los inspectores de Comercio Municipales por una módica cantidad, hacen como que no ven y así un sin fin de irregularidades.
Algunos hoteleros aprovechan y tratan de hacer su agosto en febrero, subiendo de manera considerable las tarifas y aún cuando logran una ocupación hotelera cercana al 100% dirán que no les fue como esperaban.
Ojalá le pongan mas empeño a no permitir abusos, son miles las personas que acuden a la zona conurbada Veracruz- Boca del Río al Carnaval, un turista que recibe mal trato o abuso no regresa.