Cuitláhuac García, nada que informar a dos años de gobierno

Redacción | 07-02-20 | 14:21

Los veracruzanos parece que tienen una cruz muy pesada que cargar, que por más cambios de partidos que se den en el gobierno, no encuentran buen gobernante.

Tras el paso del PRI y el PAN por la silla de Palacio de Gobierno en el corazón de la Capital Veracruzana, pensaron que con Morena sería diferente, en sentido positivo la administración pública, sin embargo resultó peor el gobierno con Morena.

Cuitláhuac García, parece que como el Coronel, «no tiene que en le escriba» y mucho menos le ayude a darle rumbo a su gobierno, cuya asunción se realizó la madrugada del 1 de diciembre del 2018 y desde entonces, Veracruz vive convulsionado, entre masacres, asesinatos, secuestros y extorsiones.

El soltero morenista, tiene más escándalos por amoríos que resultados durante su administración pública. Escándalos por corrupción entre sus funcionarios de gabinete e ineptitud en el combate a la corrupción e inseguridad.

Si bien ya cuenta con todas las instituciones dirigidas por hombres y mujeres como títeres a su antojo, éstas solo han servido para la persecución de sus enemigos y la coacción de los posibles rebeldes. Si usted lo duda, pregúntele a los desaforados desde la LXV Legislatura.

Los veracruzanos no sienten beneficios en sus bolsillos y los empresarios mucho menos, ganancias en sus cuentas bancarias, solo números rojos.

La salud de los veracruzanos está en la Unidad de Cuidados Intensivos. Y ni reclamar, porque el gobernador Cuitláhuac García Jiménez es ingeniero no doctor. (Según la lógica de Beatriz Gutierrez Muller).

El Arte y la Cultura duermen en los brazos de morfeo y el Turismo, definitivamente no escogió Veracruz para vacacionar ni un sólo fin de semana.

Por si fuera poco, el rubro de la agricultura y la ganadería siguen castigados en los campos, solo y sin rumbo arando y dando palos de ciego con uno que otro buey, se ve la administración de Cuitláhuac, pero sin capataz.

El deporte se chingó la rodilla y el dinero se gastó entre plazas y avionetas.

El sector de Educación es la caja chica para vestir y desvestir a los candidatos, entre bailes y estriptease, pero no hay talento ni clases para los alumnos.

En la Secretaría de Economía, tampoco hay rumbo. Las gráficas son vistas desde el mundo al revés y entre cuentos y sueños, se vive.

Así se vive en el mágico mundo de la Cuarta Transformación, culpando al pasado y sin resultados tangibles, sin visión y sin rumbo van al día los veracruzanos.

Quieren festejar que hace dos años, el 1 de julio, el pueblo les dio la victoria en las urnas, pero no se dan cuenta que los veracruzanos están hartos de corrupción, mentiras, ineptitud y nepotismo en la entidad.

Si, definitivamente no son como el PRI y el PAN, son peores los de Morena.