Bebé adquiere bacteria mortal en el hospital “Doctor Rafael Lucio”

Deben responsabilizarse de las negligencias y omisiones que han cometido, señaló la madre afectada

Redacción | 02-12-19 | 11:09

Xalapa, Ver.- La señora María Concepción Velasco Hernández presentó una solicitud de amparo por la violación del derecho a la vida del pequeño Juan Pablo V.H., quien desde el pasado 29 de enero permanece en incubadora contagiado de una bacteria que adquirió en el Centro de Alta Especialidad (CAE) Doctor Rafael Lucio.

Juan Pablo es sobreviviente de un parto gemelar prematuro. Nació para terminar su crecimiento en incubadora; sin embargo, hace apenas dos días le fue notificado a la madre que presentaba una infección en la sangre por una bacteria que aparentemente fue adquirida en el mismo nosocomio y su vida está en riesgo.

Denunció que desde la atención fue deficiente y hasta violenta, con omisiones por parte de los médicos que pese a expresarles preocupación por la vida de uno de sus gemelos, no hubo la atención adecuada e incluso, al ser ingresada para tratar de retrasar lo más que pudieran el nacimiento de sus bebés, que finalmente nacieron a las 32 semanas de gestación.

María Concepción refirió que durante el parto hubo anomalías porque la dejaron mucho tiempo en una sala donde pasó varias horas, padeció frío y una serie de dolencias físicas y al no poder tener a las criaturas de manera normal, la ingresaron al quirófano para que tuviera a sus gemelos, uno de ellos no tardó mucho en fallecer, ya que presentaba síndrome de Down, el cual pese a los ultrasonidos no le fue diagnosticado-

La madre fue dada de alta pero su segundo hijo continúa en la incubadora y apenas el pasado fin de semana le informaron que, pese a sus pocos días de nacido, está sometido a un tratamiento con antibióticos por padecer sepsis, bacteria que ella contrajo en el mismo hospital, por permanecer tantas horas expuesta en la sala donde estuvo previo a que nacieran sus gemelos.

Considera que este problema fue generado por el descuido del propio personal médico y por lo tanto deben responsabilizarse de las negligencias y omisiones que han cometido en su caso y en el de sus hijos.