Amadeo, Héctor y Anilú

Redacción | 02-02-16 | 08:47

Los Políticos

Se supone que este martes o mañana miércoles, las fuerzas del PRI han de tener en sus manos las primeras encuestas de posicionamiento de los precandidatos a las diputaciones locales… digo que “se supone”.

Hay quienes vienen trabajando sin hacer ruido en los distritos y están los que, al contrario, llegan con maracas, tacos y hasta con Los Tigres del Norte en aras de buscar la simpatía del electorado.

La selección de los candidatos, luego entonces, no será fácil para el PRI que dirige Amadeo Flores Espinosa, que es seguro, el CEN del partido ha de depositar en él toda la confianza para la elección, sea cual fuere el método, de quienes han de buscar una curul en el Palacio de Encanto.

II

Y aun cuando se comentó del regreso de la Vieja Guardia, el de los Dinos, el Jurassic PRI, tengan por seguro que no habremos de ver empoderados a priistas que tienen al menos dos sexenios que desaparecieron de la faz de la tierra veracruzana, después de que ésta fuera azotada por el meteoro Fidel durante casi dos sexenios.

Quienes conocen a Amadeo Flores y a Héctor Yunes Landa, aseguran que su mejor apuesta será en cuadros jóvenes, frescos, con espíritu de servicio, entreverados en algunos casos con políticos de experiencia, conocimiento y sensibilidad.

¡Ojo! Tanto Amadeo como Héctor tienen detectados a esos jóvenes que hicieron de la política un modo de vida, un cacicazgo, un coto de poder, que creen que con dar dádivas, hacer fiestones, o tener un apellido los hace tanto políticos como candidatos.

¡Ojo! Tanto Amadeo como Héctor tienen detectados a esos políticos que se han enquistado sexenio tras sexenio y que sólo usan la política como un instrumento de poder regalando tacos.

Falta ver que, aun a pesar del conocimiento que se tiene de estos personajes, Amadeo como Héctor tomen el riesgo de apostar a la sangre nueva, a los rostros nuevos, a esos jóvenes con vocación de servicio público, así como a esos políticos con experiencia, capacitados y sensibles… o simplemente no están dispuestos a cambiar el sistema de “oportunidades” que en dos sexenios ha vivido el PRI.

III

Caso muy especial merecen los aliados del PRI, como es el AVE, quien ya lanzó a sus “candidatos”. Llaman la atención cuatro: El Gallo Bolo, Ernesto Cuevas Hernández, alcalde de Juchique de Ferrer; Marco Antonio Martínez Amador, alcalde de Acayucan; Esteban Acosta Lagunes, edil de Banderilla; Vicente Benítez “Obeso”, oficial mayor de la SEV.

¿Por qué llaman la atención estos personajes? por una razón muy sencilla: Están a punto de incurrir en una actividad que molesta mucho al electorado: “El Chapulín”. Vicente Benítez se cuece aparte,

Con casi dos años por concluir su administración municipal, los alcaldes de Juchique de Ferrer, Acayucan y Banderilla, dejarían el cargo por el que fueron elegidos para buscar otro, cuando en una cuestión lógica, tienen todo, para continuar con su labor, echarle todos los kilos, y en el 2018 ¡buscar la curul de manera natural! ¿O cuál es la prisa por dejar la presidencia municipal?

Vicente Benítez carga con el estigma de pertenecer a un grupo que al menos entre el priismo y la sociedad veracruzana, se considera que lastimó a Veracruz… sin contar con la leyenda de ser el autor intelectual de las maletas de dinero que incautaron hace años en el aeropuerto de la Ciudad de México a dos colaboradores de Gobierno del Estado. Flaco favor harían al candidato Héctor Yunes y al partido, si un Duartista va como candidato a diputado.

Pero eso, será tarea de Amadeo y Héctor… y por supuesto, al final, cuando salgan los candidatos, veremos qué tanto es lo que apuestan al cambio ambos personajes.

IV

Anilú llegó con chofer de lujo. Ella iba al frente de la camioneta y atrás, Marcelo Montiel Montiel. ¿El conductor? Alfredo Ferrari Saavedra.

Así hicieron su arribo a las oficinas de la delegación federal de Sedesol donde habría de rendir protesta como nueva titular Anilú… así, en la estatal, tenemos a un boqueño; y en la federal, a una porteña.

Siendo Veracruz un estado con uno de los índices de pobreza más altos en el país, la chamba para Anilú tampoco ha de ser fácil. Si bien, este día lucía espectacular en un conjunto rojo y zapatillas doradas, es probable que conociéndola como es, se le vea más en pantalones de mezclilla, zapatos cómodos, ligeros, y sudando la gota gorda.

Es curioso… pero mientras se dice que hubo quienes le pusieron el pie para que no creciera como diputada federal, la circunstancia la ubica en un lugar preponderante… la constancia y la conciencia son asuntos que a ella ahora le toca poner.

 

smcainito@gmail.com