¿Y POR QUÉ NO ANILÚ?

Redacción | 12-18-17 | 17:57
ColumnaSinNombre
@pablojair
 
El gabinete no necesita una “limpia”,
necesita un chequeo urgente y anti-doping
–Chopenjawer
En serio: el PRI debería apostar por una carta diferente en Veracruz; analícenlo, medítenlo, en todos sus escenarios posibles.
Queda claro que la nueva generación de políticos –la de los jóvenes– son los que tienen que tomar la batuta porque la generación clásica que se niega a ser desplazada busca mantenerse en el poder aunque ya no tenga nada qué ofrecer a la nueva generación de jóvenes votantes. Es decir, mientras las arcaicas cúpulas políticas le siguen apostando a seguir manteniéndose en cargos de elección popular, no se dan cuenta los electores se regeneran y son pocos los que hacen “cliq” con esos votantes.
No por nada, la muestra más clara fue el triunfo de políticos con propuestas alternativas e independientes como Kumamoto o “El Bronco”, quienes rompieron con los esquemas tradicionales ya desgastados. Los partidos tradicionales también por eso le apuestan a sus jóvenes (a muchos por eso ya se les fue el tren). Otros, como en el caso de José Antonio Meade, le apuestan a personajes no tradicionalmente priistas.
Anilú Ingram Vallines, delegada de la Secretaría de Desarrollo Social en Veracruz, tiene mucho que ofrecer en este sentido. Es de las políticas que está dando la cara por un PRI que en la entidad está en calidad de coma, y a nivel nacional compite contra una legión de opositores jóvenes en cuya naturaleza está la de ser antipriistas.
Ella es joven y ha recorrido el estado como pocas mujeres políticas lo hacen: realmente conoce la entidad y sus recónditos municipios. En contraparte, hay funcionarias del gobierno estatal que cuando llegaron a Xalapa, en eventos públicos le preguntan a la gente qué se come aquí, lo que evidencia su desconocimiento del estado.
Anilú tiene a su favor un escenario de trabajo en una de las áreas más delicadas del gobierno: la del apoyo social. Regularmente este tipo de trabajo siempre era criticado porque se le vinculaba directamente al proselitismo o a la promoción política de un partido o una persona, pero hoy ni siquiera los opositores han podido señalar o sustentar que el trabajo de la bella porteña en ese sentido.
Su trabajo ha sido reconocido por actores de otros partidos políticos como el mismo gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, quien la felicitó por su labor en el evento conmemorativo de aniversario de la Sedesol.
Anilú dicen que puede ir al Senado, pero puede ir mucho más allá, especialmente en estos tiempos donde los partidos le apuestan a nuevos perfiles y salirse de las cartas tradicionales.
Otra ventaja de la delegada, es que su papel como mujer ha sido el ejemplo de que en política a la mexicana (machista) se puede triunfar. Que como pocas mujeres puede avanzar a grandes pasos y ganarse la confianza de comunidades enteras, sin necesidad de protagonismos populistas.
Y es que a estas alturas habría qué preguntarse… ¿En realidad el candidato tiene que ser un hombre? Especialmente cuando todavía no hay definiciones claras, ni tampoco un trabajo esforzado. Incluso, habría que preguntarse si no hay otros apellidos, otros nombres, en los cuales pueda confiar la población…
¿Por qué el PRI no podría apostar a un nuevo rostro y dejar de sólo cumplir con las cuotas de género?
Y además, gran parte de las llamadas fuerzas vivas del PRI son precisamente las mujeres: son las que hacen la “talacha” electoral, las que participan activamente en los mítines, en las reuniones y quienes además llevan el pulso de la situación en los hogares.
Habrá que comentar que también Anilú es quizás la única política priista con excelente relaciones de alto nivel en el Altiplano, y eso es sabido por todos, aunque insistiremos que el amiguismo o el compadrazgo no debe ser el único mérito con lo que puede presumir un aspirante; destacar a un personaje por esos méritos, es condenarlo a la mediocridad.
Así que… ¿Por qué no una mujer joven con conocimiento del estado? ¿por qué no Anilú Ingram?
LA MUERTE RONDA AL “CASCARITA”
El 31 de enero falleció José Luis Lagunes López, uno de los colaboradores más cercanos al gobernador, estando en el cargo de secretario técnico del Consejo Estatal de Seguridad de Veracruz; según se dio a conocer, el funcionario tenía cáncer. Quien también falleció de cáncer, pero en este diciembre, fue la fiscal especializada en Delitos Sexuales y Contra la Familia, Samyra Khouri Colorado.
En marzo murió José Luis Pérez Medina, fiscal regional en la zona de Tuxpan, de un infarto al miocardio. El 6 de agosto, el subsecretario de Gobierno, Pedro Manterola Sainz, murió repentinamente a los 52 años de edad, a causa de un infarto fulminante. Este 17 de diciembre, el director de Tránsito del Estado, Luis Emilio Díaz Ibarra, murió también de un infarto.
Lo que murieron de manera violenta: Yendi Torres Castellanos, fiscal Especializada en Delitos Sexuales y Contra la Familia en Pánuco, ejecutada a balazos frente a su oficina. También el asesinato del Inspector de la Policía Federal, Juan Camilo Castagñé, en Cardel, el pasado 24 de mayo, en Cardel.
Otro que dio noticia por mala salud fue el secretario de Seguridad Pública, Jaime Téllez Marie, quien el pleno informe de “Miguel Chiquito” sufrió un desmayo y tuvo un pre-infarto. Como si no fuese algo bastante serio el aviso, el gobernador nuevamente lo sacó a pasearse en eventos públicos y ya se reintegra este lunes a sus labores, arriesgando su salud.
Por ahí también se ven funcionarios enfermos como Francisco Monfort, recientemente operado de la espalda y a quien han visto en silla de ruedas. Otras versiones indican que uno de los hombres de mayor confianza del gobernador, Manuel Muñoz Ganem, tampoco tiene óptima su salud.
El asunto es que aquí las muertes por infarto (y el que casi tuvo Téllez Marié) denotan un cansancio por parte de funcionarios de alto nivel… ¿El gobernador los presionara demasiado y por eso andan reventados?
Y que a lo mejor no están acostumbrados a trabajar así, pero también quizás se están dando cuenta que no es lo mismo ser funcionario en Boca del Río que tener responsabilidad para todo el estado.
La tragedia, la muerte, rodea al gobernador.
NOTA PARA PEGAR EN EL REFRI: Que una ex cuñada del alcalde de Boca del Río, “Miguel Chiquito”, de nombre Érika Escalante, busca a la cúpula de MORENA en Veracruz para que la tomen en cuenta y para eso ha buscado reunirse con el diputado Cuitláhuac García Jiménez. Según se comenta, Érika busca la candidatura para la diputación local o federal por el distrito de Boca del Río… ¡SORPRESAAAAAA!
OTRA NOTA: Si para López Obrador es una buena estrategia dar a conocer su gabinete antes de tiempo, quizás no aprendió de los errores del pasado. Los políticos de experiencia saben que nunca se debe dar a conocer quiénes serán los “premiados” con un cargo en gabinete, porque eso haría desistir a simpatizantes: ¿para qué me la juego con fulano, si ya no me toca nada?. Y es que AMLO ya había hecho lo mismo en el pasado, y la crítica fue la misma en varios sentidos: ¿para qué precipitarse en anunciar algo que todavía no se concretiza, pero sí le puede restar mucho en lo que resta de aquí a la jornada electoral? Por cierto que de ganar López Obrador, la ganona es la actual diputada federal y aspirante al Senado, Rocío Nahle. Si MORENA llega como primera minoría, en automático queda como senadora; y si gana AMLO, de cualquier manera tiene asegurada la chamba como secretaria de despacho.
LA ÚLTIMA PORQUE ME QUIERO DORMIR TEMPRANO: “Los veracruzanos han padecido el peor gobierno de la historia en materia de seguridad; se siguen registrando homicidios, secuestros y ejecuciones todos los días. Pero el Gobernador en lugar de buscar una solución eficaz, intenta delegar su responsabilidad, involucrando a 23 gobiernos municipales que no están preparados aún para asumir el mando de la policía municipal. Pretende que el costo político de la inseguridad se reparta. Está pensando en los votantes, no en las víctimas”, lo dice el senador Héctor Yunes Landa en su más reciente artículo.