Más desaparecidas

Redacción | 10-08-18 | 10:23

Números Rojos

Brenda Caballero

El miércoles 26 de septiembre fue la última vez que su familia supo del paradero de Rosa Lidia, de 28 años de edad. Originaria de Papantla, estudió medicina y tuvo que trasladarse a Poza Rica, pues está haciendo su servicio social en la Facultad de Medicina de la Universidad Veracruzana como médico general. Once días han pasado y aún no se sabe nada de Rosa Lidia, quien afirman, la última vez se le vio en las instalaciones de la Universidad.
Sus parientes ya presentaron la denuncia correspondiente aunque temen por ella. Y no es para menos… hemos visto el incremento en cifras de mujeres desaparecidas y feminicidios, no solamente en Veracruz, sino en toda la República Mexicana.
Al consultar ayer la página del Observatorio Veracruzano de Violencia contra las Mujeres de la Universidad Veracruzana, en el periodo de julio a diciembre con actualización al mes de agosto de 2018, registra a nivel estatal 47 mujeres desaparecidas, teniendo mayor incidencia la región Sur con 26, resaltando Coatzacoalcos. En la zona Norte, donde desapareció Rosa Lidia, el número era de 13 mujeres hasta agosto. El centro tiene una cifra de 8.
¿Qué están haciendo nuestras autoridades ante la desaparición de las mujeres y los feminicidios que se incrementan día con día?
Tristemente se ve un gran vacío que solamente se ve llenado por el número de usuarios en redes sociales que compartimos la publicación.
Es verdad, Veracruz ya tiene dos alertas, la primera, de violencia de género contra las mujeres, se decretó desde el 23 de noviembre de 2016 y tiene como objetivo garantizar nuestra seguridad, tanto de mujeres como de niñas, que la violencia cese y se eliminen las desigualdades; sin embargo, las altas estadísticas demuestran que no ha sido suficiente.
En Veracruz, por ejemplo, se creó la aplicación Mujer Alerta la cual debe descargarse en el celular y usarse en caso de estar en algún riesgo; sin embargo, parece que no es usada.
Posiblemente tengan alguna otra aplicación para estar ubicadas, como la llamada Life 360 o simplemente cada vez que llegan o salen, manden mensaje a algún familiar.
Tal vez pueda ser tedioso y más para las adolescentes estar informando a sus padres donde se ubican, pero créame, la situación de inseguridad en el país verdaderamente lo amerita, mínimo, si viajan en algún taxi se sugiere mandar el número económico y el mensaje de “ya llegué”. ¿Y las que no tienen celular? Pues hacerse acompañar por algún familiar. Debemos de empezar a protegernos las unas a las otras.
El día de ayer, un grupo de mujeres, a través de Facebook, convocó a una marcha por los asesinatos y desapariciones de veracruzanas y ya se prevé otra para el fin de semana. Mientras tanto, el próximo secretario de Seguridad Pública a nivel federal, Alfonso Durazo, canceló los Foros Escucha para la Pacificación y Reconciliación Nacional en cinco estados del país, entre ellos Veracruz.

“El hermano de la diputada”
Una de las cosas que siempre he detestado es que me refieran a mí como “la esposa de”, ¿pues qué no tengo nombre? Puede que a algunos agrade si el referente es muy reconocido, pues puede “influir a favor”, aunque también podrá influir en contra.
Lo anterior viene como ejemplo a la nota que circuló el fin de semana: “Detienen por pederastia a hermano de diputada de Morena”. Desconozco el fondo del caso de Jonathan “N”, y en este momento no me ocupa, pero en caso de ser culpable ¿es necesario vincularlo con su hermana? ¿Qué culpa tiene la diputada si tiene algún familiar presuntamente culpable?
Es verdad, el asunto parece más político que nada, pero no se me hace justo que la diputada Tania Cruz sea constantemente mencionada en lo que aparentemente ni tiene vela en el entierro.

@NumerosRojos_BC
caballero_brenda@hotmail.com
Foto: @JairAranda